SIEMPRE FIEL
¡HIJITOS, AYUDADME A SALVAR MUCHAS ALMAS QUE POR FALTA DE CONOCIMIENTO SE VAN A PERDER!

MARÍA, MAESTRA DE LOS APÓSTOLES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Últimos temas
» GRAN ACTO DE REPARACION Y DESAGRAVIO NACIONAL
Mar Nov 14, 2017 2:54 pm por Admin

» ¿POR QUÉ EL GRAN AVISO SE LLEVARA A CABO?
Mar Nov 14, 2017 2:34 pm por Admin

» EL TIEMPO SE ACABA
Mar Nov 14, 2017 1:55 pm por Admin

» saludos de yahoorespuestas amiga angela
Mar Feb 23, 2016 8:08 pm por Admin

» SITUACIONES EN LA VIDA DIARIA...
Lun Abr 20, 2015 10:20 pm por Invitado

» la corronilla de la divina misericordia
Lun Abr 13, 2015 12:33 pm por Invitado

» aprenda a descargar el video de la divina misericordia
Dom Abr 12, 2015 10:57 pm por Invitado

» ¿Sabes lo que significan las posturas fisicas en la liturgia de la Santa Misa
Mar Nov 04, 2014 10:50 pm por Admin

» No te confundas la muerte es ¿festividad pagana o cristiana?
Mar Oct 28, 2014 10:43 pm por Admin

Noviembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Compañeros

Crear foro




San Juan Diego ¿por que no rezarle para que haya paz en Mexico?

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default San Juan Diego ¿por que no rezarle para que haya paz en Mexico?

Mensaje por Admin el Dom Ago 03, 2014 2:59 pm

San Juan Diego  Cuautlactoactzin, mas conocido como Juan Diego y como el testigo mudo y humilde del acontecimiento guadalupano era un hombre de 57 años, no asi los niños que participaron como videntes en otras apariciones marianas como Fatima, Lourdes, La Sallette, etc........

¿Porque Dios permitió que un hombre de 57 años, participara en este acontecimiento milagroso?  

Existen muchos detalles que aún desconocemos del «indito» Juan Diego (1474-1548), un hombre de bien, de edad madura y honestidad probada que vivió de manera recogida, como buen cristiano, temeroso de Dios Nuestro Señor y de su conciencia. Por ejemplo, según consta en el informe económico para la edificación de la capilla de Juan Diego en Santa María Tultepec, en 1971, y que se encuentra en el Archivo General de la Nación (específicamente en el Archivo Histórico de Hacienda), Juan Diego se crió en el barrio de San José Millán y luego se mudó a Tultepec, conservando la propiedad de su casa natal.

Su compañera en matrimonio fue Malitzin, quien una vez bautizada cambió su nombre a María Lucía y murió dos años antes de las apariciones de Nuestra Señora del Tepeyac.

¿Juan Diego tuvo hijos?

Eso afirma el Cardenal Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México, en su carta pastoral con motivo de la canonización de Juan Diego Cuautlatoatzin: «Por fuentes históricas, sabemos que Juan Diego tuvo descendencia. Los descendientes que procreó, parecen haber sido ignorados por el gran Lorenzo Boturini Benalluci, quien pretendía a toda costa defender la “virginidad total” del beato, como una gloria singular de Juan Diego y como defensa contra la pretensión de algunos, que neciamente, quisieran aparecer como sus descendientes y parientes en línea directa. Sin embargo, los misioneros franciscanos dan fe de esta prole, tenida antes de que fuera bautizado».

No era un «pobre» indiecito

El documento del Cardenal Rivera añade: «Juan Diego y Juan Bernardino tenían “casas y tierras” heredadas de sus “padres y abuelos”; es decir, desde tiempos antiguos, lo que puede indicar que no eran miembros de un calpulli, donde la tierra era propiedad comunal, sino que ellos tenían la responsabilidad de la manutención y del bienestar de otras familias de trabajadores».

Su ingreso a la fe cristiana

Hacia 1528, Juan Diego entró en contacto con los misioneros franciscanos. Aceptando la fe católica, solicitó el Bautismo junto con su esposa, María Lucía. Encontró entre los franciscanos la sabia dirección y preparación de Fray Toribio Paredes de Benavente, mejor conocido como «Motolinía», es decir «el pobre» o «el que se automortifica».

De Motolinía, Juan Diego aprendió no sólo la doctrina cristiana, sino las exigencias que conlleva vivir de acuerdo con el Evangelio, como «la excelencia de la virtud de la pureza y castidad, hasta el grado de decidir, junto con su esposa, vivir castamente una vez recibido el Bautismo».
Éstos son pequeños detalles de la vida de Juan Diego, que lo hacen digno del honor de los altares hoy, cinco siglos después de su paso por esta tierra, pero que también le valieron el respeto y admiración de sus contemporáneos.

http://www.semanario.com.mx/2002/282-30062002/RumboalosAltares.html

Por todo eso y mas queridos hermanos, es necesario pedir con mas confianza a San Juan Diego por la paz y bienestar de nuestra querida nación mexicana. 

(Interior de la casa de San Juan Diego en Cuautitlan, Mexico)

El milagro que valio a San Juan Diego para ser canonizado, muy curioso me parece el dato que este milagro paso en el preciso momento que San Juan Diego era nombrado Beato por el ahora también Santo, San Juan Pablo II:

El milagro de San Juan Diego

Del Proceso de Beatificación y Canonización de Juan Diego

P. Dr. Eduardo Chávez Sánchez, postulador oficial de la Causa de Juan Diego

Juan Diego Cuauhtlatoatzin (1474-1548) sigue intercediendo por su pueblo. Dentro del proceso para la Canonización de Juan Diego era indispensable constatar un milagro efectuado por intercesión del Beato Juan Diego.

Desde el 20 de noviembre de 1990, en la Curia del Arzobispado de México, se abrió el proceso canónico para recoger las pruebas sobre el milagro realizado por el Beato Juan Diego, concluyendo el 31 de marzo de 1994.

No cabe duda, que Dios aprobaba la canonización de Juan Diego al realizar un milagro por medio de la intercesión de este indio humilde y sencillo, mensajero fiel de Santa María de Guadalupe. El caso en cuestión tuvo lugar en la Ciudad de México el 3 de mayo de 1990, cuando un joven de 20 años de edad, llamado Juan José Barragán Silva, cayó de una altura de 10 metros aproximadamente sobre terreno sólido, con un fuerte impacto valorado en 2,000 kg., con fractura múltiple del hueso craneal, y fuertes hematomas. Según la valoración de los médicos, la mortalidad superaba el 80%. Fue la mamá del muchacho quien le pidió a Juan Diego por la vida de su hijo.

Al llegar al Sanatorio, intervino el Dr. Homero Hernández Illescas y su equipo de médicos, encontrando que las lesiones que presentaba el muchacho eran terribles y se esperaba lo peor; nuevamente aquí la madre del muchacho confirmó su confianza en Juan Diego. Después de dos días, los médicos le tuvieron que dar la mala noticia a la madre, de que su hijo tenía muy pocas esperanzas de vida y que esperaban sólo su fallecimiento. El 6 de mayo de 1990, exactamente cuando el Santo Padre Juan Pablo II estaba celebrando la misa de Beatificación de Juan Diego, en el Sanatorio se operó un verdadero prodigio, el joven que había sido desahuciado se incorporó y, como tenía hambre, comió de lo que encontró en una charola ]Bol., Hond., Méx. y Perú. bandeja (pieza para servir)] que se había colocado cerca de él; todo esto ante la admiración de propios y extraños. Los médicos no podían creer lo que estaban contemplando, obviamente los exámenes de todo tipo fueron muy exhaustivos para tratar de dar una respuesta racional a lo que estaban contemplando; el muchacho no tenía ya ni fracturas, ni contusiones, ni sangrado, absolutamente nada... tan admirable fue este prodigio, que a los pocos días salió del hospital por su propio pie. Más de 15 médicos especialistas analizaron este caso, conformando un gran expediente que será de gran importancia para el proceso del milagro.

En primer lugar, se realizó un proceso diocesano para analizar este caso prodigioso y constatar que se podía integrar al proceso de canonización del Beato Juan Diego, todos los testimonios de los especialistas coincidían que no había una explicación racional sobre este caso; además fueron claros los testimonios de quienes supieron que la madre del muchacho había invocado a Juan Diego para que intercediera por la salud de su hijo.

Descubriendo la casa donde vivio San Juan Diego

http://www.santuarioelcerrito.net/index.php/2013-08-21-03-06-51/casa-de-san-juan-diego


La Congregación para la Causa de los Santos confirmó que el proceso diocesano fue muy bien llevado; el caso disponía de una sólida base probatoria. El decreto de Validez de los actos del proceso es del 11 de noviembre de 1994. En la misma Congregación, el 26 de febrero de 1998, los médicos especialistas nombrados por la Santa Sede para analizar de manera meticulosa este caso, lo aprobaron por unanimidad (cinco sobre cinco), sorprendidos de que en el lapso de pocos días la fractura estuviera totalmente soldada y sin manifestar ningún signo de complicación y con una modalidad de curación rápida, completa y duradera, siendo que la caída que había sufrido el muchacho era de fatales consecuencias; era una inexplicable curación según el conocimiento de la ciencia médica.

Por otro lado, la Congregación para la Causa de los Santos también recibió el resultado del proceso de parte de los teólogos que analizó con minuciosidad si este milagro se había realizado por intercesión del Beato Juan Diego. El 11 de mayo de 2001, en Congressus Peculiaris super Miro, los Consultores Teólogos, presididos por el Promotor de la Fe, aprobaron el milagro hecho por intercesión del Beato Juan Diego Cuauhtlatoatzin, con voto afirmativo por unanimidad (Congregatio de Causis Sanctorum, Canonizationis Beati Ionnis Didaci Cuautlatoatzin, viri laici [1474-1548] Relatio et Vota, Congressus Peculiaris super Miro, 11 de mayo de 2001, Mexicana, P. N. 1408, Tip. Guerra, Roma 2001). Sin duda alguna, el humilde Juan Diego es un ejemplo de santidad y un fuerte intercesor de su pueblo.

Pero todavía faltaban pasos por dar dentro de este proceso de Canonización.

El 21 de septiembre de 2001 se realizó la «Sesión Ordinaria» integrado por Obispos y Cardenales quienes aprobaron todos los resultados. Y el 20 de diciembre del mismo año se Proclamó el Decreto del Milagro realizado bajo la intercesión del Beato Juan Diego ante la presencia del Papa Juan Pablo II. Con ello se dispone a Juan Diego a ser canonizado. Pero todavía el proceso no concluía, ya que el Santo Padre tenía que consultar a todos los cardenales del mundo para que dieran libremente su opinión; disponiendo la celebración de un Consistorio para el día 26 de febrero de 2002 en donde el Papa Juan Pablo II, después de la consulta a los cardenales, proclamaría su resolución.

Por fin, llegó el día tan esperado, el 26 de febrero del 2002, en donde, en una liturgia solemne el Santo Padre Juan Pablo II proclamó que canonizaría al Beato Juan Diego Cuauhtlatoatzin el 30 de julio de este mismo año. Por cuestiones prácticas, el día fue cambiado para el 31 de julio y se confirmó que el lugar en donde se celebraría la Solemne Ceremonia sería en la Insigne y Nacional Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe, y que el Papa en persona vendría a presidirla.

ORACIÓN IV

¡Oh, Padre Celestial! que concediste a Juan Diego ser el confidente de la Virgen de Guadalupe y asistir al nacimiento de la fe en nuestra Patria, te pedimos, por su intercesión, que socorras a los más necesitados.

Consuela a los enfermos de alma y cuerpo y concede que el Pueblo Mexicano, unido por la fuerza del amor a nuestra Dulce Madre del Tepeyac, haga de cada uno de sus hogares un templo vivo en donde adoremos a Jesucristo, nuestro Señor, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.

Pbro. Dr. Eduardo Chávez Sánchez


Postulador Oficial de la Causa de Canonización de Juan Diego

San Juan Diego intercede por nosotros.


Santa María de Guadalupe ruega al Señor Jesús por nosotros.

(3 Credos a Nuestra Señora de Guadalupe en honor y por todas las intenciones de San Juan Diego).

Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, y de todas las cosas visibles e invisibles. Y en un solo Señor Jesucristo, Hijo unigénito de Dios, y nacido del Padre antes de todos los siglos; Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero; engendrado, no hecho; consubstancial al Padre; por quien fueron hechas todas las cosas; quien, por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó de los cielos; Y se encarnó por obra del Espíritu Santo, de María Virgen; y se hizo hombre. Fue crucificado, también por nosotros; bajo el poder de Poncio Pilato, padeció y fue sepultado; y resucitó al tercer día, según las Escrituras; y subió a los cielos; está sentado a la diestra del Padre; y ha de venir, segunda vez, con gloria a, juzgar a los vivos y a los muertos; cuyo reino no tendrá fin. Y en el Espíritu Santo, Señor y vivificador, que procede del Padre y del Hijo; el que juntamente con el Padre y el Hijo es adorado y conglorificado; que habló por los profetas. Y en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo bautismo para remisión de los pecados. Y espero la resurrección de los muertos y la vida perdurable. Amén.

Sin mas que añadir hermanos en Cristo Jesus, me despido de ustedes no sin antes pedir proteccion a la Virgen de Guadalupe e intersecion al indito mexicano San Juan Diego.........

http://www.santuarioelcerrito.net/





_________________
¡¡JESUS   EN  TI  CONFIO!!!


avatar
Admin
Admin
Admin

Virgo Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2013
Localización : MEXICO

Ver perfil de usuario http://siemprefiel.gratuitoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.