SIEMPRE FIEL
¡HIJITOS, AYUDADME A SALVAR MUCHAS ALMAS QUE POR FALTA DE CONOCIMIENTO SE VAN A PERDER!

MARÍA, MAESTRA DE LOS APÓSTOLES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS
Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Palabras claves

Últimos temas
» GRAN ACTO DE REPARACION Y DESAGRAVIO NACIONAL
Mar Nov 14, 2017 2:54 pm por Admin

» ¿POR QUÉ EL GRAN AVISO SE LLEVARA A CABO?
Mar Nov 14, 2017 2:34 pm por Admin

» EL TIEMPO SE ACABA
Mar Nov 14, 2017 1:55 pm por Admin

» saludos de yahoorespuestas amiga angela
Mar Feb 23, 2016 8:08 pm por Admin

» SITUACIONES EN LA VIDA DIARIA...
Lun Abr 20, 2015 10:20 pm por Invitado

» la corronilla de la divina misericordia
Lun Abr 13, 2015 12:33 pm por Invitado

» aprenda a descargar el video de la divina misericordia
Dom Abr 12, 2015 10:57 pm por Invitado

» ¿Sabes lo que significan las posturas fisicas en la liturgia de la Santa Misa
Mar Nov 04, 2014 10:50 pm por Admin

» No te confundas la muerte es ¿festividad pagana o cristiana?
Mar Oct 28, 2014 10:43 pm por Admin

Diciembre 2017
LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Compañeros

Crear foro




Que viva Mi Cristo, que Viva Mi Rey

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

default Que viva Mi Cristo, que Viva Mi Rey

Mensaje por Admin el Miér Nov 20, 2013 10:44 pm




El Papa quiso motivar a los católicos en público que el mandatario de la Iglesia es Cristo Rey.
Posteriormente se movió la fecha de la celebración dándole un nuevo sentido. Al cerrar el año litúrgico con esta fiesta se quiso resaltar la importancia de Cristo como centro de toda la historia universal. Es el alfa y el omega, el principio y el fin. Cristo reina en las personas con su mensaje de amor, justicia y servicio. El Reino de Cristo es eterno y universal, es decir, para siempre y para todos los hombres.
Con la fiesta de Cristo Rey se concluye el año litúrgico. Esta fiesta tiene un sentido escatólogico pues celebramos a Cristo como Rey de todo el universo. Sabemos que el Reino de Cristo ya ha comenzado, pues se hizo presente en la tierra a partir de su venida al mundo hace casi dos mil años, pero Cristo no reinará definitivamente sobre todos los hombres hasta que vuelva al mundo con toda su gloria al final de los tiempos, en la Parusía.
Si quieres conocer lo que Jesús nos anticipó de ese gran día, puedes leer el Evangelio de Mateo 25,31-46.
En la fiesta de Cristo Rey celebramos que Cristo puede empezar a reinar en nuestros corazones en el momento en que nosotros se lo permitamos, y así el Reino de Dios puede hacerse presente en nuestra vida. De esta forma vamos instaurando desde ahora el Reino de Cristo en nosotros mismos y en nuestros hogares, empresas y ambiente.
Jesús nos habla de las características de su Reino a través de varias parábolas en el capítulo 13 de Mateo:
“es semejante a un grano de mostaza que uno toma y arroja en su huerto y crece y se convierte en un árbol, y las aves del cielo anidan en sus ramas”;
“es semejante al fermento que una mujer toma y echa en tres medidas de harina hasta que fermenta toda”; “es semejante a un tesoro escondido en un campo, que quien lo encuentra lo oculta, y lleno de alegría, va, vende cuanto tiene y compra aquel campo”;
“es semejante a un mercader que busca perlas preciosas, y hallando una de gran precio, va, vende todo cuanto tiene y la compra”.
En ellas, Jesús nos hace ver claramente que vale la pena buscarlo y encontrarlo, que vivir el Reino de Dios vale más que todos los tesoros de la tierra y que su crecimiento será discreto, sin que nadie sepa cómo ni cuándo, pero eficaz.
La Iglesia tiene el encargo de predicar y extender el reinado de Jesucristo entre los hombres. Su predicación y extensión debe ser el centro de nuestro afán vida como miembros de la Iglesia. Se trata de lograr que Jesucristo reine en el corazón de los hombres, en el seno de los hogares, en las sociedades y en los pueblos. Con esto conseguiremos alcanzar un mundo nuevo en el que reine el amor, la paz y la justicia y la salvación eterna de todos los hombres.
Para lograr que Jesús reine en nuestra vida, en primer lugar debemos conocer a Cristo. La lectura y reflexión del Evangelio, la oración personal y los sacramentos son medios para conocerlo y de los que se reciben gracias que van abriendo nuestros corazones a su amor. Se trata de conocer a Cristo de una manera experiencial y no sólo teológica.
Acerquémonos a la Eucaristía, Dios mismo, para recibir de su abundancia. Oremos con profundidad escuchando a Cristo que nos habla.
Al conocer a Cristo empezaremos a amarlo de manera espontánea, por que Él es toda bondad. Y cuando uno está enamorado se le nota.
El tercer paso es imitar a Jesucristo. El amor nos llevará casi sin darnos cuenta a pensar como Cristo, querer como Cristo y a sentir como Cristo, viviendo una vida de verdadera caridad y autenticidad cristiana. Cuando imitamos a Cristo conociéndolo y amándolo, entonces podemos experimentar que el Reino de Cristo ha comenzado para nosotros.
Por último, vendrá el compromiso apostólico que consiste en llevar nuestro amor a la acción de extender el Reino de Cristo a todas las almas mediante obras concretas de apostolado. No nos podremos detener. Nuestro amor comenzará a desbordarse.



https://sites.google.com/a/circulocarlista.com/www-lavoz/blog/fiestadecristorey

_________________
¡¡JESUS   EN  TI  CONFIO!!!


avatar
Admin
Admin
Admin

Virgo Mensajes : 119
Fecha de inscripción : 26/05/2013
Localización : MEXICO

Ver perfil de usuario http://siemprefiel.gratuitoforo.com

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.